Lucha contra la sequía y la desertificación debe ser una prioridad para la humanidad.

La desertificación es la degradación de la tierra, y ésta es causada principalmente por la actividad humana. La falta de recursos hídricos en el mundo crece, y la desertificación no da tregua. Por ésta y otras razones, insistimos en que la práctica denominada Fracking no debe realizarse en nuestro país. 
Existe una notoria pérdida de biodiversidad en todo el planeta. Por ello, cada 17 de junio se celebra la lucha contra la sequía y desertificación, ya que la variedad de lugares históricos del mundo se ha visto afectados por esta problemática desde el Continente Africano, hasta La Guajira en nuestro país.

Recientemente el IDEAM (Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales) ha dado a conocer que aproximadamente el 24% las tierras del territorio colombiano son susceptibles de llegar a la desertificación ya que actualmente más del 0.7% del suelo se encuentra en proceso de desertificación. Gran parte de los departamentos del país se ven afectados por estas problemáticas. Sin embargo, los que se mantienen en una situación crítica son departamentos como La Guajira, Santander y Boyacá.

Ejemplo de ella es la denuncia que hizo la senadora Sandra Ortiz de la Alianza Verde, en la que informó a los colombianos que el embalse de la Toca, ubicado en el departamento de Boyacá, se encuentra en un estado crítico, puesto que casi en su totalidad llega a estar en desertificación. Teniendo en cuenta que esta situación se convierte no sólo en una problemática ecológica, sino también en la falta de producción agropecuaria, y falta de estabilidad para la flora y fauna, que producirá en corto plazo una crisis social, ya que pone en riesgo la estabilidad de los habitantes, viéndose afectado el suministro de agua a aproximadamente 50 municipios del centro del departamento.

Tras la denuncia, el secretario de riesgo de Boyacá, Germán Bermúdez, afirmó que habría una reunión con las secretarías Agricultura y de Ambiente de Boyacá, Gestión del Riesgo, Corpoboyacá, IDEAM, y Usochicamocha para examinar la situación en la que se encuentra el embalse que permita la elaboración de un plan de contingencia que encuentre una solución a esta cuestión.