¡Santurbán no se toca!

SanTurbán

La empresa Minesa solicitó una licencia ambiental para hacer explotación minera de oro en el Páramo de Santurbán durante 25 años y, nosotros, como Partido Alianza Verde de Colombia, vamos a alzar nuestras cacerolas el 16 de marzo para evitar que dañen un ecosistema que puede capturar 25.948.600 toneladas de Co2 al año.  

La importancia del páramo de Santurbán para Colombia

En este ecosistema, que tiene una extensión de 129.743 hectáreas, existen ricos minerales como oro, plata, cobre y, adicionalmente, es el páramo que surte directamente a 2.5 millones de personas en departamentos como Santander, Norte de Santander, Boyacá y César. Características que son atractivas para una empresa como Minesa.

Según un estudio de Corpoboyacá, hay que tener en cuenta que los páramos son indispensables para la mitigación del cambio climático ya que una hectárea de páramo protegido puede capturar hasta 200 toneladas de Co2 al año. Esto quiere decir que la extensión del Páramo de Santurbán podría ayudar a Colombia a capturar casi 26 millones de toneladas al año.

Por otro lado, el ecosistema del Páramo de Santurbán es hábitat de 457 especies de plantas, 17 de anfibios, 17 de reptiles, 201 de aves y 58 de mamíferos. Todos estos elementos han hecho que la Corte Constitucional de Colombia revise la importancia de proteger este tipo de entorno.

Es por esto que, la Corte Constitucional en la sentencia T-61 de 2017, durante el gobierno de Juan Manuel Santos, afirmó que:

Los páramos revisten gran importancia para el sistema jurídico, porque: i) son un ecosistema que tiene una amplia diversidad que debe ser conservada; y ii) ofrecen servicios ambientales trascendentales para vida en sociedad, como son la regulación del ciclo hídrico y la captación de carbono de la atmosfera. A su vez, ese bioma se encuentra expuesto a múltiples disturbios que pueden destruirlo, por ejemplo la agricultura, la ganadería, la minería o el calentamiento global, procesos que conducirían a la disminución del bienestar de la sociedad. Por ello, es necesario asumir herramientas que conserven esos entornos naturales: la delimitación es un ejemplo de esa gestión ambiental. No obstante, la protección de los ecosistemas paramunos se dificulta, en razón de la discusión que existe sobre el concepto de éste y de la fijación de sus fronteras en relación con el bosque altoandino. Ante esa situación, la administración de los páramos debe responder a la sustentabilidad de dichos nichos ecológicos y tener en cuenta la interacción con otros entornos naturales.

Y, adicionalmente, en la misma sentencia, se confirma que la delimitación del páramo, aparte de estar a manos del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, se debe garantizar los elementos esenciales de la participación como lo son el acceso a la información, la participación pública y deliberativa de la comunidad.

Pero, para el 2015, un grupo de abogados presentó una tutela en la que finalmente, se confirmó que el Ministerio de Ambiente había vulnerado el proceso de participación de la ciudadanía durante la delimitación del páramo lo que permitió que no se hiciera una limitación exprés del páramo.

Sin embargo, desde el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, la minería a gran escala se convirtió en una prioridad y la mayoría de los títulos fueron dados en páramos o tierras indígenas (conocidas como zonas excluibles).  Esto ha afectado la delimitación de los ecosistemas de manera engañosa a partir de la cobertura vegetal, y no, como afirma instituto Humboldt, a partir de la dinámica hidrogeológica que mantiene esos ecosistemas.

Lo que quiere la Sociedad Minera de Santander (Minesa)

Según Minesa, una empresa del gobierno de Abu Dhabi bajo el nombre de Mubadala, el proyecto de explotación subterránea “Soto Norte” tiene el objetivo de extraer oro y cobre concentrados en polimetálicos por 25 años. Esto, estará ubicado a 2.640 msnm a menos de 100 metros de lo delimitado como Páramo de Santrubán en el Bosque Alto Andino de la alta montaña de Santurbán.

Por otro lado, la mina tendrá 2 kilómetros de largo hasta 900 metros de ancho y 780 metros de profundidad con más de 31 niveles de túneles dentro de la montaña. Tienen proyectado extraer al año 494 millones de toneladas de cobre y 4,2 millones de toneladas de concentrado de oro (9 mll de onzas por los 25 años que dura el proyecto) para ello van a tener que extraer 68 millones de toneladas de roca (7 mil a 8 mil toneladas diarias).

En total el proyecto estará en dos municipios, California en dónde estará la mina y Suratá en dónde se construirá la infraestructura de beneficio para depositar los residuos peligrosos. Esas dos zonas estarán conectadas por dos túneles llamados gemelos de 5,6 kilómetros.

Los túneles los piensan ir llenando mientras van sacando el material con una mezcla de cemento, relaves (desechos contaminantes) y material sobrante de la misma mina, con una técnica a la que llaman retrollenado. Es decir, nos van a dejar nuestro Bosque Alto Andino por dentro lleno de cemento.

Adicionalmente, la presa de relaves (sitio de disposición de residuos peligrosos y estériles mineros), es una de nuestras mayores preocupaciones ya que es un impacto a perpetuidad en una zona de gran importancia hídrica para el ecosistema, pues ocupa el 41% de la cuenca de la quebrada Caneyes que es uno de los afluentes del río Suratá.

En esta presa de relaves van a dejar 34 millones de toneladas de desechos tóxicos (el sobrante del retrollenado) y tendrá un dique que alcanzará 360 metros de altura en una zona montañosa, con alta sismicidad y a sólo 1.400 metros del casco urbano de Suratá, un municipio con 3.295 habitantes.  En otras palabras, esa presa estará en medio de dos montañas y sobre una de las quebradas que alimenta el río que nos abastece de agua. 

Consecuencias de la minería en el Páramo de Santurbán

Principalmente, se podría generar contaminación en los ríos que surten de agua a 68 municipios del país. Aunque Minesa confirma que no va a usar ni mercurio ni cianuro para hacer sus concentrados polimetálicos, SÍ va a utilizar otros químicos tóxicos para hacer el proceso de flotación con el que realizará los concentrados polimetálicos.

Además, en la roca de Santurbán no sólo hay oro, plata y cobre; también hay metales pasados. Según el estudio de Minesa, los sobrantes de la mina, que van al fondo del depósito, pueden presentar “contenidos anómalos” de metales tóxicos como Hierro, Arsénico, Cadmio, Bismuto y Antimonio; los desechos contaminantes, además de los anteriores, también podrían llevar Plomo, Molibdeno y Uranio; y en el caso de los lixiviados, además de presentar acidez, contienen elevaciones de Arsénico, Cadmio, Cobre, Hierro, Níquel y Zinc que podrían caer sobre nuestros ríos ya sea por la filtración que lleguen a las aguas subterráneas o por las fugas de las paredes de los túneles que serán vertidos al río Suratá.

Por otro lado, el gasto de agua será enorme. Durante la construcción el proyecto tomará en total 40 litros por segundo (equivalentes al suministro de 3.600 familias) del río Suratá y las quebradas San Juan, San Antonio y La Baja. Una parte del agua subterránea que Minesa va a sacar al abrir la montaña alimenta directamente a siete quebradas. Todas van a disminuir su caudal y la pérdida puede llegar a representar 88,95 litros por segundo, el equivalente al consumo de 8.000 familias.

También ser van a talar más de 19.000 especies arbóreas, especialmente, robles en peligro de extinción y protegidos por el Ministerio de Ambiente. Y, para hacer los túneles, se podrían llegar a usar 35.500 toneladas de explosivos que equivalen entre 3 o 4 toneladas diarias.

#CacerolazoPorSanturbán

A pesar de que hoy estaba convocada la marcha “Grito por el Agua”, por medidas de precaución por el Coronavirus, se postergó la fecha de la protesta. Sin embargo, mantenemos nuestra posición y alzaremos nuestras cacerolas.

Por todas estas razones, es que hoy, 16 de marzo del 2020, nos unimos al Cacerolazo por Santurbán encabezado por el Comité para la Defensa del Páramo de Santurbán a partir de las 7:00 p.m.

Nuestros líderes verdes como el Representante a la Cámara de Santander, Fabián Díaz Plata, el Diputado del mismo departamento, Giovanni Leal, los Senadores de la República Antonio Sanguino, Jorge Londoño e Iván Marulanda, la alcaldesa de Bogotá Claudia López y nuestro copresidente vocero Antonio Navarro Wolff, invitarán a todos los ciudadanos a unirse a este cacerolazo y a decir #SanturbánNoSeToca.

FUENTES:

Sentencia T-361 de 2017: https://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2017/t-361-17.htm

Basado en informe presentado por diputado de Santander Giovanni Leal.