Grave denuncia de incendio en la estación de San Mateo

Desde el Concejo de Bogotá, Diego Cancino ha venido realizando diferentes denuncias sobre una “hoguera humana” que se desató el 4 de septiembre dentro de un CAI del municipio de Soacha. Según testigos, jóvenes que se encontraban recluidos iniciaron el incendio, pero la Policía no realizó ningún protocolo para salvar sus vidas.

Días antes del incendio, los familiares confirmaron que los jóvenes que estaban dentro del CAI no estaban recibiendo alimentos, los estaban maltratando y estaban recibiendo amenazas por parte de la Policía. El día de los hechos, algunos familiares fueron a visitar a sus hijos y se les negó ese derecho.

Horas después de estar a la espera de la visita, uno de los jóvenes dentro del CAI inició un incendio, pero, lo preocupante es que, dentro de los dictámenes médicos de los jóvenes fallecidos por las quemaduras, se confirmó la presencia de gasolina en uno de los cuerpos. Adicionalmente, según el concejal, se escondieron los extintores que, según la ley, deben estar expuestos y en un lugar accesible ante cualquier emergencia.

Sumándose a estos hechos, por medio de un video, el concejal Cancino demostró que los familiares de los jóvenes recluidos estaban desesperados por ingresar a ayudar a sus hijos, los bomberos nunca llegaron y, según los testigos del hecho, fueron los policías los que ayudaron a intensificar el fuego dentro de la estación.

Continuamos alzando nuestra voz y pidiendo que la vida de todo ser humano sea sagrada. La Policía debe esclarecer el hecho, porque hasta el momento, el comandante de Policía de Cundinamarca César Castro, negó que se haya presentado algún tipo de negligencia por parte de los uniformados a la hora de auxiliar a los detenidos.

Desde la Alianza Verde, pedimos justicia y que se esclarezcan los hechos ocurridos en el CAI de San Mateo.

Imprimir