Empresas de Servicios Públicos, no nos den la espalda

Image
COVID-19 y coronavirus, las dos palabras que más vamos a repetir y qué ojalá que solo sean para el 2020. Pero esas dos palabras además de estar cargadas de dolor y crisis también han dejado al descubierto las críticas situaciones que vivía el mundo, y además han dejado al descubierto la poca o nula importancia que tiene para el sector financiero la sociedad en general.
Ha sido el sector financiero el que le ha dado la espalda a los emprendedores y empresarios poniendo todas las trabas para que la economía no se reactive, pero además para que trágicamente y por negligencia en muchos casos de los bancos, las empresas deban cerrar y declararse en quiebra. Estoy seguro de  que al finalizar el 2020, uno de los pocos sectores de la economía qué tendrá crecimiento y ganancias en este año de crisis será el sector financiero quien se ha hecho rico a costillas de la pobreza de las mayorías.
 
En estos momentos de dudas y dificultades ya sabemos con quién no podemos contar, la tarea que sigue es encontrar quienes tienen los mismos intereses de salir adelante para trabajar juntos y construir una nueva realidad. Como ya lo hemos dicho antes, el motor fundamental de esta recomposición tiene que ser el Estado, que en conjunto con sus habitantes debemos darle de nuevo el valor y la importancia a lo público.
 
Siguiendo con lo público, el momento ahora para demostrar que están del lado de la gente, es para las empresas de servicios públicos, su actividad es fundamental para el funcionamiento del municipio y hoy en épocas de pandemia necesitamos y solicitamos que sus costos no sean exagerados. Primero porque muchas de estas empresas son del recurso del municipio o tienen un porcentaje de dineros públicos, segundo porque su sostenibilidad financiera y sus ganancias han sido gracias al buen comportamiento del pago de los manizaleños y al sentido de pertenencia que se tiene por estas empresas.
Hoy es cuando las empresas de servicios públicos deben demostrar empatía y solidaridad para poder salir de esta crisis juntos y además si en un futuro,-ojalá no sea así-, esa empresa tenga una crisis, serán los ciudadanos los que le ayudarán a salir adelante.
 
Sobre esto fue el debate del pasado viernes 5 de junio en el Concejo de Manizales, sobre las quejas y los reclamos de muchos ciudadanos a partir del aumento desmedido en las tarifas  y sobre la obligación de estas empresas para corregir este tipo de situaciones.
 
Sobre nuestras peticiones, uno de los ejemplos que pongo es Aguas de Manizales, una empresa en su mayoría del municipio y que debe dar ejemplo primero en solidaridad para con sus dueños, es decir nosotros, y segundo de voluntad política para demostrar que si trabajamos unidos seguro seríamos capaces de superar más rápido y más fácil todas estas situaciones, pero acá perfectamente también cabría la CHEC o EMAS.
 
Esperamos que las empresas de servicios públicos entiendan las necesidades que apremian a sus clientes, que ya seguro tienen demasiado con en el COVID-19, como para preocuparse en esta crisis económica por los servicios públicos, y ojalá estas empresas reconsideren sus posiciones ante la ciudadanía y disminuyan las tarifas.
 
Julián Andrés García Cortés
Concejal de Manizales
Partido Alianza Verde
Politólogo
Magíster en Desarrollo Regional y Planificación
Docente Ciencia Política
 
@julianelpolit
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Imprimir