El Partido Alianza Verde le dice NO al glifosato

El Gobierno Nacional anunció la expedición de un decreto para la reactivación de la aspersión aérea con glifosato para la erradicación de cultivos ilícitos. El documento maquilla la decisión diciendo que se trata de un “control de riesgo para la salud y el ambiente” cuando la realidad es que es un veneno para nuestros campesinos y la naturaleza. 

Según el pronunciamiento del Ministro de Justicia, Wilson García, hace falta que el Consejo Nacional de Estupefacientes (CNE) apruebe dicha aspersión aérea que, según el jefe ministerial, cumplirá con los requerimientos expedidos por la Corte Constitucional. Sin embargo, dicho Consejo, está integrado por representantes elegidos por el mismo presidente Iván Duque. 
 
En primer lugar, estaría el Ministro de Justicia, Wilson García, de la mano de este, irán el Ministro de Salud, Fernando Ruiz; la Ministra de Educación, María Victoria Angulo; el Ministro de Agricultura, Rodolfo Zea; el Director General de la Policía Nacional, Óscar Atehortúa; el Director General de Aduanas, Lisandro Junco; el jefe del Departamento Administrativo de la Aeronáutica Civil, Juan Carlos Salazar y la Procuradora General de la Nación, Margarita Cabello. 
 
¿Entonces? Con este Consejo Nacional de Estupefacientes, podemos decir que el Gobierno Nacional reactivará el uso del glifosato. A pesar de que el actual Ministro de Salud, Fernando Ruiz, en entrevista en el año 2016, afirmó que: “Desde el punto de vista de salud, lo imponderable que existe aquí es el daño a largo plazo. El principal cáncer que se le atribuye al glifosato es un tipo de cáncer de órgano linfático que puede desarrollarse 15 o 20 años después de la exposición”.
 
Desde el Partido Alianza Verde insistimos que la aspersión aérea de glifosato no es la solución. Las cifras lo han demostrado y este tipo de fumigación trae consecuencias negativas tanto para la salud como para el medio ambiente. 
 
Por eso, rechazamos dicha decisión y recolectamos la opinión de diferentes líderes verdes que han expuesto de manera enfática su posición sobre la decisión del Gobierno de Iván Duque de reactivar la aspersión de cultivos ilícitos con glifosato en Colombia:
 
“Un decreto que busca atacar el eslabón más débil, los pequeños cultivadores que son los más vulnerables en toda la cadena del narcotráfico y de las drogas ilícitas. ¿Cómo les parece el título rimbombante del título de este decreto: “Control de riesgo para la salud y el ambiente”?, cuando en ninguna parte del texto se responde a las cuatro condiciones que fijó la Corte Constitucional para prevenir los desastres ambientales del glifosato”, aseguró el senador Antonio Sanguino. 
 
En su momento, el precandidato presidencial Camilo Romero le dijo al presidente Duque: “Lo que menos quiero es que la respuesta a esas familias de Nariño, presidente, sea el glifosato, sea la muerte para nuestro territorio, sea la muerte para el ambiente, sea la muerte para el agua”.
 
La senadora Angélica Lozano realizó una advertencia: “Ojo a los argumentos técnicos y jurídicos que entregó el Centro de Estudios de Derecho, Justicia y Sociedad, De Justicia, para solicitar no volver a la fumigación aérea con glifosato. El glifosato es una vulneración a la obligación de implementar el acuerdo de paz”.
 
El representante Mauricio Toro dice que: “¡No pueden seguir pensando que con un veneno (glifosato) se solucionarán los problemas de otro veneno (cocaína)! El glifosato es cancerígeno, afecta la biodiversidad y es nocivo para las personas. Lamentable que vean la salud como plato de segunda mesa”. 
 
El senador y precandidato verde, Iván Marulanda, propone regular la coca por sus costos económicos: “Más de cinco veces el presupuesto anual de todo el sector de agricultura se invirtieron para la erradicación de cultivos de coca entre el 2005 y 2014: 8,8 billones de pesos al año. Hay otro camino para combatir el narcotráfico ¡La regulación!”.
 
El senador Jorge Guevara dice: “La aspersión con glifosato es la muerte de los ecosistemas amazónicos donde hay cultivos ilícitos que son miles de hectáreas con la afectación de las comunidades asentadas en esos lugares. No a la muerte con glifosato”.
 
La congresista Katherine Miranda opina: “¿No les da pena reanudar la aspersión con glifosato? Cuando solo el 5,3% de las familias que decidieron erradicar su cultivo ilícito cuentan con un proyecto productivo. Más de 70 años para completar la meta del acuerdo de paz. ¡La fácil, envenenar las comunidades!”.
 
Así mismo, el representante de Alianza Verde Inti Asprilla, frente a las contradicciones del Ministro de Salud, Fernando Ruiz, quien dijo en 2015 que en la Asamblea Mundial de la Salud se aplaudió la decisión de Colombia de eliminar la aspersión aérea con glifosato, el congresista replicó: “El uribismo es un cáncer, por eso les gusta tanto el glifosato”.
 
Por otro lado, a las declaraciones también se sumó el representante a la Cámara de Boyacá, Wilmer Leal, quien a través de Twitter afirmó que: “A pesar de las advertencias de la OMS sobre el glifosato, Duque insiste en una política que da vía libre a la muerte con la aspersión aérea. La vida en este gobierno no vale nada”. 
 
El Partido Alianza Verde rechaza la aprobación de este decreto debido a que se trata de un herbicida peligroso para la vida y para el medio ambiente. No se trata de una sustancia que se use en pequeñas cantidades, sino a gran escala. En 2015, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la clasificó como “probablemente carcinogénico para los seres humanos”. Tampoco está comprobado que el glifosato acabe los cultivos de coca, lo que hace es que se desplace el problema a otras regiones del país. 
 

PARTIDO ALIANZA VERDE 

Senador Antonio Sanguino


Imprimir