La educación empodera: mujeres en la ciencia

Según el Ministerio de Ciencias, para el 2020, desde la creación del Premio Nobel de la Ciencia se han entregado un total de 621 galardones reconociendo el trabajo en Física, Química o Medicina, de estos, sólo 22 han sido entregados a mujeres.

El último Premio Nobel de la Ciencia entregado a mujeres fue el 7 de octubre del 2020 a Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna por el “desarrollo de un método para la edición genética” con el fin de combatir el cáncer.

Pero, en Colombia por primera vez en el 2020 se creó el programa “Mujeres en la Ciencia” en el que se busca la participación de científicas colombianas especializadas en diferentes áreas y se incentivan las mejores investigaciones a través de alicientes económicos. En esta ocasión, se destacaron el nombre de 14 mujeres que aportaron desde su experticia e la ciencia en Colombia.

Dentro de las 14 temáticas que investigaron estas mujeres, se encuentran pronósticos en el cáncer de mama; los efectos de los nuevos medicamentos oncológicos; mayor valor agregado en los productos agrícolas colombianos; descontaminación del río Bogotá; asociación de la enfermedad coronaria-periodontitis; integración de adolescentes a la sociedad; investigación de genes relacionados con la acción y resistencia a los medicamentos; factores de riesgo asociados a la infección por Leucosis Bovina; cáncer gástrico; cápsulas robóticas flexibles; infecciones enterobacteriaceae; evaluar la capacidad del glóbulo rojo; física cuántica y la microbioma intestinal de mujeres embarazadas.

De los datos de estas investigadoras, 7 de ellas estudiaron en universidades privadas como los Andes, la Javeriana, la Universidad del Norte o la Escuela Colombiana de Ingeniería. Y, según la Asociación Colombiana de Educación Privada, en el año anterior las cuatro carreras con más demanda en el país fueron: Diseño Gráfico, Derecho, Administración de empresas y Medicina. Pero, cada una de ellas tiene un promedio totalmente diferente en el pago de su matrícula, alimentación y transporte.

La carrera de diseño gráfico puede tener una mensualidad promedio de casi 6 millones de pesos. La segunda más costosa, es administración de empresas en la que el estudiante puede gastar 8 millones 100 mil pesos para costear un mes de sus estudios. En otro rango están Derecho y Medicina donde la primera puede tener un costo de más de 16 millones de pesos mensuales y la segunda de 18 millones de pesos.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que, según el DANE, una persona de clase media en Colombia puede ganar entre $450.000 o $2’250.000 mensuales. En este sentido, una persona de clase media, se vería obligada a sacar préstamos para poder estudiar en una universidad privada como las colombianas premiadas por sus investigaciones científicas.

Ahora bien, es importante resaltar que estas investigadoras, no sólo contaban con un pregrado, algunas de ellas contaban con doctorados en el exterior o incluso los pregrados realizados en países europeos. Estas opciones aumentarían el costo de la educación a su manutención.

Pero, volviendo a las mujeres en la ciencia, es necesario resaltar que ellas luchas con diferentes obstáculos a lo largo de su vida para poder ingresar a este tipo de profesiones científicas. En primer lugar, según un estudio de la Universidad de Washington, entre los 6 y los 10 años de edad se les empieza a promover la idea de que “las niñas no son buenas en matemáticas”.

Además, en la edad crítica de crecimiento, a las niñas no se les permite jugar con juguetes como construcciones o trepar árboles (desafiando las leyes de la física). Estos juegos, incentivan el aprendizaje y la curiosidad por la ciencia. Caso, en que los niños tienen mayor acceso por su género. Por otro lado, la Unesco señala que niñas que crecen en un hogar en donde existen personas con profesiones afines, es más posible que estén interesadas en estudiar este tipo de carreras.

Entonces, toda esta información nos permite preguntarnos ¿le estamos cerrando las puertas a la educación a las mujeres en la ciencia? Se deben implementar estrategias que faciliten el acceso a este derecho fundamental y, además, tener un cambio cultural para incentivar la participación de las mujeres en la ciencia.

Destacar los papeles de estas mujeres y sus logros es esencial para lograr este tipo de cambios culturales, así que hoy, 11 de febrero del 2021, les deseamos un ¡GRAN DÍA DE LAS MUJERES EN LA CIENCIA!

Imprimir