Aprobado Proyecto de Ley de etiquetado frontal de alimentos ultraprocesados

Con la aprobación del Proyecto de Ley de comida chatarra, Colombia avanza en la implementación de una medida de salud pública, que permitirá identificar mediante sellos frontales, con información clara y sencilla, aquellos productos que tengan exceso de azúcar, sodio o grasas y así proteger la salud de niños, niñas, jóvenes y todos los colombianos. Tan solo hace falta la conciliación en las dos Cámaras para que pase a sanción presidencial.

Después de una intensa campaña en redes sociales y medios de comunicación, donde miles de ciudadanos reclamaron que el proyecto de comida chatarra fuera agendado en la Plenaria de Senado, hoy finalmente se logró que fuera discutido y aprobado.

El Senado de la República aprobó en cuarto debate y con una muy apretada votación de 39 votos en contra versus 46 a favor la Ley Comida Chatarra. Este proyecto, de autoría de la bancada parlamentaria por la salud pública liderada por el senador Juan Luis Castro, propone la implementación de un etiquetado frontal de advertencia que le permita a las personas conocer con claridad cuando los alimentos que consumen son altos en azucares, sodio o grasas saturadas e impactan negativamente la salud.

“Dar el debate siempre es necesario y más cuando es en favor de la salud pública, por ello no deja de emocionar que este Senado legisle en favor de políticas como esta, que protegen la salud de la ciudadanía en general”, fueron las palabras con que el congresista Castro celebró la aprobación del proyecto.

Para su coautor, el Congresista por el Partido Verde Mauricio Toro, su aprobación es una excelente noticia para la salud de todos los colombianos, que coincide con una tendencia global, que cuenta con el respaldo de organizaciones como la Organización Mundial de la Salud, y que en muchos países de Latinoamérica ya ha sido adoptada mediante leyes de etiquetado y que en Colombia enfrentó el lobby de la Andi y las objeciones del Ministerio de Comercio.

Para el Congresista Toro, coautor de la iniciativa: “Luego de tres intentos y más de 6 años de lucha en los cuales el proyecto había sido archivado por el lobby de la industria antes de su primer debate, en esta oportunidad hemos logrado con el apoyo de casi todos los partidos políticos y de miles de ciudadanos, sacar adelante una propuesta urgente y necesaria para promover mejores hábitos de alimentación. Con este proyecto estamos garantizando que los colombianos tengan información honesta, sencilla y clara, para cuidar su salud, y poder tomar decisiones sobre el consumo o no de productos con excesivos niveles de azúcar, sodio, grasas y edulcorantes.

Además, se mantuvo el artículo presentado por su coautor, para que todos los productos comestibles y bebibles que deban tener etiquetado frontal de advertencia por contener excesos de azúcar, sodio o grasas, deban incorporar dicha advertencia igualmente en toda su publicidad de cualquier tipo.

El Proyecto ordena al Ministerio de Salud adoptar un reglamento para definir el etiquetado de productos ultraprocesados que excedan sus contenidos de azúcares, sodio o grasas, mediante un sello frontal de advertencia, sencillo y claro. Este etiquetado hace parte de la tendencia global, y en especial, en la región latinoamericana donde otros países como Chile y México ya han adoptado este tipo de etiquetado para dar información clara a los consumidores.
 
Los detractores del Proyecto reiteradamente argumentaron que se trataba de un proyecto que afectaría gravemente a la industria de comestibles y bebidas azucaradas, a lo cual el Representante Toro ha sido enfático en decir “Hemos insistido de todas las formas en aclarar que este proyecto no prohíbe la venta, comercialización y publicidad de absolutamente ningún producto. Lo único que este proyecto exige es que se informe a los consumidores de una forma clara, concreta y sencilla, cuando un producto está excedido en azúcares, sodio y grasas. Es el consumidor quien tomará la decisión de comprar o no comprar, usando información clara y suficiente. La experiencia chilena ha demostrado que la industria no se afectará, y por el contrario, se beneficiará mucho la salud de los ciudadanos”

Adicionalmente, la grave crisis de salud generada por la pandemia del Covid-19, reveló una dura realidad asociada a la obesidad, ya que las personas con sobrepeso, tienen 46% más de probabilidades de ser infectadas por el virus, un 113% más probabilidades de ser hospitalizadas cuando se contagian y un 74% más probabilidades de ingresar a una UCI que los infectados que no son obesos.

Otros puntos que contempla el proyecto y que fueron aprobados se encuentran:

Faculta al Gobierno para diseñar herramientas pedagógicas como cartillas y apps sobre hábitos alimentarios y riesgos a la salud por consumo de comestibles ultraprocesados. 

Faculta al Gobierno Nacional, para que con el liderazgo del Ministerio de Salud y la ANTV fomenten la transmisión de contenidos con mensajes de promoción de hábitos de vida saludables, enfocada a niños, niñas y adolescentes. 

El proyecto pasa a conciliación con las dos Cámaras y luego a sanción presidencial.

Imprimir