Sin campo no hay ciudad

“El campo está enfrentando una crisis económica muy grave por la baja en el consumo de productos nacionales, el alza en los insumos de cultivo y la falta de condiciones para competir en los mercados agrícolas”: Jorge Londoño, senador.
El campo ha sido protagonista de reformas fallidas o inconclusas para mejorar las condiciones de vida de las campesinas y de los campesinos, y de poder tecnificar la economía rural y campesina. Según el DANE, el 94% del territorio del país es rural y cerca de la cuarta parte de la población vive allí. Sin embargo, las campesinas y los campesinos enfrentan situaciones de inequidad, violencia, pobreza y múltiples conflictos relacionados con la propiedad y la tenencia de la tierra.
En el marco de la conmemoración del Día Nacional del Campesino, es necesario hacer un balance de cuál es la situación en las zonas rurales del país y cuáles son los desafíos que enfrentan los gobiernos locales y regionales.

El informe de la Misión de Transformación del Campo realizado en el año 2014 detalla que las poblaciones de zonas rurales presentan un índice de analfabetismo en mayores de 15 años del 12,5%, siendo esta cifra superior al promedio nacional que oscila en el 3,3%; de igual forma, la tasa de permanencia educativa en el sector rural es tan sólo del 48%, la cual es mucho menor si se contrasta con la tasa de permanencia en áreas urbanas que es del 82%.

Tan solo 32% de los hombres y 36% de las mujeres en territorios rurales han terminado el bachillerato o están cursando la educación superior, a diferencia que en áreas urbanas este índice es del 63% y 72% respectivamente.

En el campo colombiano, casi la mitad de la gente es pobre. Según el DANE, los centros rurales en términos de pobreza pasaron del 46% en 2018 al 47,5% en 2019. Y el 16% de las viviendas rurales no cuentan con servicios públicos.

En Colombia, el 1% de la población ocupa el 81% de la tierra, mientras que, el 99% restante ocupa tan solo el 19%. Las mujeres se ven especialmente afectadas por la falta de acceso a tierras. Solo el 26% de las unidades productivas están a cargo de mujeres y sus explotaciones son más pequeñas, predominando las de menos de 5 hectáreas.

Según datos de la Agencia Nacional de Tierras en Colombia hay cerca de 2.500.000 predios en falsa tradición, lo cual limita el acceso a créditos bancarios que podrían aumentar la productividad y la competitividad del sector.
 
Sin campo no hay ciudad

Tanto al campo, como a la ciudad, le interesa que la economía campesina sea fuente de abastecimiento, de ingresos, inclusión social y desarrollo.
Si el campo colombiano consigue ser un productor agrícola competitivo y mejorar la calidad de vida de sus habitantes, los centros urbanos se benefician con el acceso a una mayor oferta de alimentos, a mejores precios, fuentes de empleo formales y el crecimiento en general, de la economía colombiana.
Para 2019, la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Agrosavia, informó de la pérdida de 22 productos agrícolas indispensables en la canasta de consumo de los hogares del país, puesto que la producción de estos productos se ha vuelto no rentable para las campesinas y los campesinos.
Esto es lamentable, sabiendo que el 71% de los alimentos que consumimos son producidos por este importante sector social.
Estudios encargados por la Oxfam demuestran que, tras dos años de vigencia del TLC con Estados Unidos, el déficit de la balanza comercial agrícola creció más del 300% (sin incluir flores, café y banano). Así mismo, se ha estimado que el TLC con este país impactó negativamente el 70% del campesinado en Colombia.
 
¿Cómo podemos ayudar al campo colombiano?

Organizaciones campesinas y sociales promueven y respaldan el Referendo Campesino para conseguir que estos habitantes de zonas rurales consigan el reconocimiento constitucional que se merecen, como plenos sujetos de derechos y de especial protección constitucional. Así mismo, busca la consagración constitucional de la seguridad y la soberanía alimentaria en todo el país.
Como es un referendo que busca reformar la Constitución Política, se deben recoger un número de firmas válidas que representen al menos el 5% del censo electoral, es decir, 1.914.267 personas.
 
¿Cómo firmar el Referendo Campesino?

Toda la información sobre el Referendo Campesino se encuentra en la página web:
www.referendocampesino.com.Si los ciudadanos están interesados en firmar para mejorar la situación del campo colombiano, deben seguir los siguientes pasos:

1. Descargar el formulario adjunto:
https://referendocampesino.com/documentos/FORMATO_RECOLECCION_FIRMAS.pdf

2. Imprimirlo en una hoja oficio y firmar con esfero de tinta negra que no sea borrable.

3. Dirigirse a un punto cercano de Envía y remitirlo al Partido Alianza Verde.
Dirección: calle 36 # 28A-24 en la ciudad de Bogotá.


 
PARTIDO ALIANZA VERDE
Yo firmo el referendo campesino
Es hora de firmar el referendo campesino

Imprimir