Impuestos saludables generarían entre $2 y $4 billones: Juan Luis Castro

Junto a la Bancada de la Salud, el senador de la Alianza Verde presentó un paquete de seis iniciativas

EL NUEVO SIGLO: Recientemente usted junto a varios congresistas presentó unos proyectos para generar hábitos saludables. ¿En qué consisten?

JUAN LUIS CASTRO: Son seis proyectos. El proyecto de lactancia materna que habla de fomentarla en todas las clínicas y centros de salud del país. Esto es importante porque en el país hay alrededor de medio millón de niños desnutridos. La lactancia de cero a cinco años es el mejor alimento que se le puede dar a un bebé.

Está el proyecto de etiquetado frontal. Se busca que la gente tenga la oportunidad de decidir de manera informada qué alimentos ingerir que no le generen daños en su organismo.

Está el impuesto al cigarrillo. Aumentar el impuesto que ya existe y que ha sido muy exitoso. Ha generado mucho recaudo y ha disminuido las tasas de cáncer en el país. Hay estudios que lo demuestran con contundencia pero nosotros seguimos con las cajetillas de cigarrillo más baratas del mundo. En un país que necesita ahorrar dinero y que el sistema no tenga que afrontar estas cargas de enfermedades, como el cáncer, esta es una necesidad muy sentida.

Está el proyecto de alimentos ultraprocesados, comida chatarra, que busca evitar altos índices de obesidad.

Está el de transgénicos, alimentos que se generan por cultivos modificados y que pueden generar problemas de salud.

Está el de los entornos escolares saludables, que busca proteger los entornos de las escuelas de productos que puedan generar enfermedad.

ENS: Entre las iniciativas se contempla crear impuestos para productos ultraprocesados. ¿Por qué es necesario?

JLC: Está demostrado que los productos ultraprocesados generan altos índices de obesidad, que pueden incrementar mucho más rápido el peso que los productos que no son tan procesados. También tienen mucha más incidencia con el tiempo para producir las alteraciones genéticas que generan el cáncer. Lo que estamos buscando es desincentivar el consumo de estos productos. Los impuestos saludables le pueden generar al país entre $2 billones y $4 billones, dependiendo de lo que se apruebe.

ENS: En la legislatura pasada no se alcanzó a discutir la iniciativa que buscaba establecer el etiquetado frontal…

JLC: No se alcanzó a discutir. Hubo mucha presión de parte de los lobistas. En esta ocasión 45 congresistas firmaron esta iniciativa que yo lideré. El país necesita estos cambios. Estas son propuestas respaldadas por evidencia científica. No son propuestas populistas. No buscan generarle problemas a este Gobierno. Son propuestas que están encaminadas en generar hábitos saludables.

Son la respuesta del Legislativo a una ley 100 que se ha negado a hacer prevención y promoción en salud. Buscamos generar una propuesta de salud pública que le convenga al país, porque la ley 100 está para curar, para gastar plata en enfermedades no transmisibles y no para prevenirlas.

ENS: Cambiando de tema, usted hace parte de las comisiones económicas que empezarán el debate del proyecto de presupuesto para 2020, ¿cómo ve la discusión?

JLC: Hay un déficit de $8 o $9 billones en el presupuesto. El tema principal es la manera en que ellos están pensando en cubrirlo, que es por medio de la enajenación de activos. Ellos han venido ambientando vender ISA (Interconexión Eléctrica S.A) e, inclusive, acciones de Ecopetrol. Y están hablando de crear una empresa privada que se encargaría de administrar los activos y venderlos.

La postura de nuestra bancada es que la ley de financiamiento estuvo mal diseñada. Hay un montón de exenciones que se crearon para las empresas con el cuento de que se iba a generar más empleo, oportunidades, crecimiento industrial y sucedió lo contrario: se generó una contracción. Hay una carta escrita por varios expertos que hablaban que las exenciones equivalían a más de $9 billones.

Hay una discusión en varios sentidos: creemos que las exenciones hay que revisarlas, ver cuales no son necesarias para ahorrar dinero. Segundo, pensamos que la venta de ISA no es la solución para cubrir el déficit. Lo que está proponiendo el Gobierno es vender activos por $8 billones. Eso equivaldría a las ventas de activos que han hecho los últimos cinco gobiernos. Es decir, para cubrir el déficit de un solo periodo nosotros vamos a vender lo que hemos vendido durante los últimos 20 años.

Si ellos no hubiesen dado esas exenciones nosotros no estaríamos con este hueco fiscal. Vender ISA es entregar la seguridad energética del país. Hay unas indicaciones en los Conpes de cuándo se deben vender los activos nacionales. Entre estas está que cuando el Gobierno posea menos del 10% de las acciones, nosotros tenemos el 51,4% de las acciones de ISA. También cuando las empresas no sean rentables, ISA ha sido la empresa más rentable junto con Ecopetrol.

Aquí hay una falta de planeación fiscal, una irresponsabilidad en la manera como se manejan las finanzas del país. Y por eso va a haber un una discusión muy fuerte.

Fuente: El Nuevo Siglo

Foto:  Diana Rubiano/ El Nuevo Siglo

 

Imprimir