Proyecto de ley busca aumentar licencia de paternidad

La Comisión Séptima de Senado busca que se apruebe esta iniciativa, conocida como proyecto de licencia parental compartida, que busca que el tiempo de licencia que tendrían los hombres para cuidar a sus hijos recién nacidos aumente de una a ocho semanas.
La propuesta, de los congresistas Juanita Goebertus, José Daniel López y Ángela Sánchez, además busca que el periodo de licencia para cuidar al bebé se pueda dividir entre el padre y la madre del menor, con el fin de que los hombres también tengan responsabilidad en la crianza de sus hijos.
 
Esta licencia compartida es una oportunidad para equilibrar el mercado laboral entre hombres y mujeres, y mitigar los efectos negativos que ha dejado la crisis económica de la pandemia.
Durante el 2020, la tasa de desempleo femenino cerró en 20.4%, casi 7,7 puntos por encima del masculino. Este proyecto de ley es fundamental para reducir esa desigualdad porque permitiría repartir de manera justa los cuidados de los recién nacidos.

¡No dejemos que se hunda!

Este tipo de proyectos no solo contribuye al bienestar y la salud de los menores de edad, disminuir la desigualdad laboral y la violencia intrafamiliar. También es importante para mejorar la calidad laboral de los trabajadores.
La OIT ha señalado que estas iniciativas a favor de la diversidad de género contribuyen a mejorar su rendimiento empresarial. En casi tres cuartas partes de las empresas que promovieron la diversidad de género en cargos directivos se registró un aumento de su beneficio del 5 por ciento al 20 por ciento, porcentaje que en la mayoría de las empresas osciló entre el 10 por ciento y el 15 por ciento.

Más del 54 por ciento de las empresas manifestaron que constataron mejoras en materia de creatividad, innovación y apertura, y un porcentaje análogo de empresas identificó que la inclusión de género mejoró su reputación.
 
En ese sentido, tanto los empresarios como los congresistas se deben unir para apoyar y votar positivamente la licencia compartida. Son más los beneficios que trae para la sociedad y como legisladores, no se le puede dar la espalda a una realidad que ha cambiado las formas de crianza y las relaciones familiares.

Imprimir