Manifiesto feminista

Comisión Nacional de Igualdad de Género y Empoderamiento de las Mujeres
 
 
Nuestro manifiesto Feminista
Sumado hoy a esta Proclama Feminista, como homenaje a aquellas luchadoras sociales y políticas de 200 años atrás.
El patriarcado y el neoliberalismo nos quieren de vuelta a casa, calladas, invisibles y empobrecidas. La pandemia nos demostró cuan fácil nos vuelven a encerrar en los hogares y cuán fácil nos cargan con nuevas responsabilidades de trabajo doméstico y de cuidado no remunerado ensanchando las paredes domésticas y simbólicas, en beneficio de este orden político y económico, pero sin pagar por ello.
 
Sí, las mujeres somos imprescindibles para la reproducción social, pero sin ninguna contraprestación social.
 
Más allá de la crisis económica, social y política, vivimos una crisis de los cuidados: del planeta y de la vida.
 
La depredación despiadada de los recursos naturales no renovables, las guerras y conflictos armados que arrasan con la vida miles de seres humanos, nos ponen en alerta roja y nos llaman a trabajar juntas por la transformación radical de este orden de género imperante, sostenido por trabajo de cuidado no reconocido ni remunerado de las mujeres, indispensable para su funcionamiento.
 
Nuestra sociedad necesita del poder colectivo de las mujeres en la primera fila de las decisiones políticas, económicas, ecológicas y de cuidado, donde más allá de romper los techos de cristal tampoco sean otras mujeres quienes tengan que recoger los vidrios quebrados.
 
Para eso nos sirve el feminismo que enarbolamos, que ponemos en práctica día tras día, allí en la colectividad política donde decidimos estar presentes, donde luchamos por la paridad política y por la alternancia como la única manera de ocupar mayoritariamente las cámaras legislativas, donde trabajamos para que nuestras copartidarias se erijan como líderes políticas autónomas, sin amos ni caudillos; donde queremos erradicar la violencia política contra nuestras las mujeres mediante la aprobación y puesta en marcha de un protocolo; donde estamos comprometidas con la defensa del Acuerdo Final de Paz; donde la bancada de mujeres verdes ha dado muestras de que sí es posible el ejercicio de una política transparente, en defensa de los intereses colectivos, la justicia social y de género, donde la coherencia con los principios de la ética pública se convierte en un reto cotidiano.
 
Como feministas, proclamamos que el patriarcado y el neoliberalismo merecen desaparecer del país y de la faz de la tierra, porque lo único que han logrado es remodelar la opresión de género ante nuestros ojos tal como lo dicen Fraser, Battacharya y Arruza; porque han utilizado esta pandemia como el mejor pretexto y a las élites femeninas en el poder como su caballo de Troya.
 
Hoy, iniciada la tercera década del Siglo XXI, necesitamos: paridad, alternancia, universalidad y encabezar las listas al Senado y Cámara de Representantes; aborto libre, universal y gratuito; una nueva organización del trabajo doméstico y de cuidado no remunerado; empleos y trabajos decentes; salarios dignos; acceso gratuito a la educación de calidad para las niñas y las jóvenes, incluida el acceso a las TICs; queremos una fiscalía especial y un tribunal de mujeres feministas que acabe con el sexismo y el racismo estructural en la justicia penal y la justicia civil; necesitamos redistribución de tierra suficiente para las mujeres rurales, con asistencia técnica y acceso a créditos decentes; necesitamos una política pública de seguridad integral para las mujeres y las niñas y una democracia participativa donde el diálogo social sea la herramienta prioritaria para la reconciliación y la negociación de los diferentes conflictos sociales y territoriales.
 
Esta es una nuestra agenda política que, como mujeres afirmadas en el feminismo, nos hemos propuesto en el Partido Alianza Verde al que decidimos ingresar y ser parte activa; una colectividad donde encontramos el lugar para actuar en la política.
 
Acompañamos esta proclama feminista como parte de nuestro compromiso con la justicia social y de género.


Con nuestra sororidad,
 
Angélica Gómez, Marcela Clavijo, Sofi Ospina y Rocío Pineda-García.
 
Guadas-Colombia, julio 20 de 2021

Imprimir