Exigimos al Gobierno Nacional moratoria a las pruebas piloto de Fracking en el país

Esta controvertida práctica es una amenaza para Colombia.
 
En septiembre de 2020, con apoyo de 4.091 ciudadanos, enviamos una solicitud a los conciliadores del artículo 210 que mantiene y extiende beneficios a la práctica del Fracking en Colombia, 13 de los 20 conciliadores votaron a favor de los beneficios tributarios que este artículo expide. En esa ocasión, se hundió ese artículo.
Ahora, ante los anuncios del Gobierno Nacional frente a las políticas extractivas de los recursos minero energéticos del país, la Alianza Verde alza su voz de protesta contra los pilotos de fracking que se pretenden iniciar en el territorio nacional, por su inconveniencia ambiental y social; invocamos el principio de precaución.
 
Tal y como lo señaló el Consejo de Estado, suspender esta práctica es imperante en el país, así como numerosos estudios que afirman que la técnica del fracking genera un alto riesgo para extraer hidrocarburos de yacimientos no convencionales. El fracking, en lenguaje petrolero, significa fracturar capas de la tierra con incalculables cantidades de agua a presión, erosionando la tierra y desviando los nacimientos del líquido vital. Comprendemos las variables de desarrollo, sin embargo, el mundo enfrenta un proceso irreversible de calentamiento global y desmejoramiento ambiental, en donde Colombia pareciera no estar preparada desde la institucionalidad.
 
Sumado a esto, las inversiones mineras y de producción de energía en nuestro país demandan un uso intensivo de los recursos naturales, ocasionando altísimos costos ambientales, sin contemplar  la  sostenibilidad  de  sus  actividades,  transformando  el  uso  del  suelo, poniendo en peligro la soberanía y seguridad alimentaria, la salubridad pública y el patrimonio natural que fomenta las injusticias ambientales sobre la población más vulnerable; que en ocasiones  es desplazada hacia  áreas de mayor riesgo, agravando las condiciones de exclusión social.
 
Con claridad expresamos que la minería no puede destruir zonas ambientales estratégicas como los Páramos y los acuíferos, el Estado está en la obligación de apoyar el acceso de tecnologías limpias y el mejoramiento integral de la calidad de vida de los ciudadanos con prácticas responsables.  Colombia es el territorio más rico del mundo en biodiversidad por metro cuadrado, posee el 18% de las aves del mundo y el 10% de los insectos. Además, somos el cuarto lugar en el mundo en disponibilidad de agua por unidad de superficie y es uno de los primeros en biodiversidad marina de arrecifes coralinos, praderas y manglares submarinos.
 
Instamos a los Colombianos, para que se sumen a nuestra petición de exigirle al Presidente Duque y el Ministro de ambiente declarar la moratoria a las pruebas piloto de Fracking en Colombia. Como partido, continuaremos trabajando por una agenda ambiental que sea prioridad en el Gobierno, de la mano de la ciudadanía y nuestros elegidos; estamos obligados con las presentes y futuras generaciones.

Imprimir