¿Reactivación de la aspersión aérea con glifosato? La Alianza Verde le dice que NO

Image

Estamos llenos de #OrgulloVerde por la excelente explicación que da nuestro Joven Verde, Samuel Quiceno, sobre la pretensión del Gobierno Nacional de reactivar la aspersión con glifosato en los cultivos ilícitos.

El Gobierno de Iván Duque presentó un borrador para reanudar la aspersión con glifosato a pesar de que en el 2015 se suspendió por ser probablemente carcinogénico para los humanos. Sin embargo, en el 2017, gracias a un fallo de la Corte Suprema, se aplicó el principio de precaución donde se permitió reanudar, pero, exigiendo la socialización de un informe sobre el impacto en la salud y el medio ambiente.

Según el Ministro de Justicia, Wilson Ruiz, el borrador del decreto está enfocado en los riesgos de la salud y el medio ambiente. También afirmó que “contiene las disposiciones relativas a la evaluación continua del riesgo en un proceso participativo y técnicamente fundado”. Pero, desde el Partido Alianza Verde no estamos de acuerdo con esta técnica para erradicar los cultivos ilícitos.

En debate durante la emisión de Noticias Caracol, Samuel Quiceno nos representó y se preguntó si realmente la aspersión aérea con glifosato funciona a la hora de controlar los cultivos ilícitos: “La respuesta histórica es que NO, entre 1994 y 2015 en Colombia se fumigaron más 1’850.000 hectáreas con glifosato, pero, durante esos años el aumento de hectáreas en cultivos ilícitos aumentó de 46.000 a 96.000. Con esto, la conclusión más obvia es que la aspersión aérea con glifosato no es la solución para la erradicación de los cultivos ilícitos”.

Además, a lo largo del debate, Quiceno, planteó otros puntos importantes a tener en cuenta: la salud pública y el impacto al medio ambiente. Frente al último, afirmó que este tipo de fumigación no sólo afecta a la flora, las abejas, que son uno de los animales más importantes en el proceso de polinización y sostenibilidad ambiental se verían realmente afectados por este tipo de aspersión.

Por otro lado, vale la pena resaltar que en el mismo Acuerdo del Proceso de Paz hay un punto especial para la sustitución de cultivos ilícitos. En él, se inscribieron cerca de 194.000 familias quienes lograron bajos índices de resiembra y bajos índices de reincidencia.

Vea el debate completo:

Imprimir