“El ESMAD no puede seguir con salvoconducto para hacer lo que quiera”: Wilmer Leal

El representante de la Alianza Verde es uno de los que lideró la moción de censura contra el ministro de Defensa, Diego Molano. Explica los detalles de la citación.

El próximo martes, la Cámara de Representantes adelantará el debate de moción de censura en contra del ministro de Defensa, Diego Molano. En ese escenario, los citantes, mayoritariamente de la oposición, buscarán explicaciones por parte del jefe de esa cartera a los abusos de la Policía Nacional y el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) en medio de la protesta social en Colombia.
 
Hasta el pasado 11 de mayo, la Defensoría del Pueblo reportaba 42 muertos en medio de las manifestaciones en Colombia, entre ellas, un miembro de la Fuerza Pública. Según la Fiscalía, 15 de estas muertes tienen confirmada relación con las manifestaciones.
 
Por su parte, la ONG Temblores e INDEPAZ, que han hecho un registro minucioso de la violencia en la protesta social, señalan que entre el 28 de abril y el 18 de mayo de 2021 ha habido 51 asesinatos en el marco de las movilizaciones.
 
Otras cifras de esas dos organizaciones muestran que se habrían registrado 18 víctimas de violencia sexual por parte de la Fuerza Pública, 2.387 casos de violencia policial y 33 personas heridas en sus ojos. Sobre estos hechos se basa la moción de censura que pretende la salida de Molano del Ministerio de Defensa y que el Gobierno Nacional asuma la responsabilidad y reconozca el exceso de la fuerza.
 
Wilmer Leal, representante de la Alianza Verde y uno de los promotores de la cita en la Cámara, explica los detalles de la citación y habla de la necesidad de reformas estructuralmente a la Policía y de liquidar al ESMAD.
 
¿Cuáles son puntualmente las razones por las que se citó a moción de censura a Molano?
 
Una moción de censura tiene que estar motivada por mínimo el 10 % del Congreso. Somos 18 los congresistas que firmamos la moción de censura para que esta se pudiese realizar. Está motivada por los cientos de denuncias que han registrado los ciudadanos usuarios a lo largo y ancho del país. Con vídeos, fotos, testimonios propios, padres familia llorando a sus hijos, hijos llorando a sus padres. Ver cómo millones de colombianos salen a las calles y evidencian el trato desproporcionado por parte de la Fuerza Pública. Y segundo, por las víctimas que ha dejado el uso indebido e irracional de la fuerza por parte del Estado. El día que nosotros radicamos la proposición de la moción de censura, que fue el 4 de mayo, ya se registraban 21 víctimas de violencia sexual, 31 homicidios, 1.430 casos de abuso policial y 814 detenciones arbitrarias, según la ONG Temblores. Tercero, motivados por la asistencia militar no justificada bajos los términos de la ley.
 
El Gobierno ha salido a rechazar algunas veces la violencia policial, ¿pero por qué cree que le ha sido tan difícil dar públicamente una orden para que la Policía no exceda el uso de la fuerza?
 
Yo vengo de la universidad pública. En mi época de estudiante fue líder estudiantil. marché muchas veces durante muchos años y esa ha sido la forma de actuar casi siempre de la Fuerza Pública y de los últimos gobiernos: intentar acallar las voces de manifestaciones pacíficas a través del uso de la fuerza. Lo que les cuesta a ellos es el diálogo y la concertación de políticas que le están haciendo un profundo daño a las relaciones de los gobiernos con las masas grandes de la sociedad. Un gobierno que se inventa tres reformas tributarias en menos de cuatro años tiene una desconexión total de la realidad del país. El ministro de Defensa tendrá que responder por cientos de casos de abusos y, si él no responde, tendrá que ser el presidente. Tendrá que responder si dieron la orden o, lo que es más grave, si subordinados están tomando acciones propias sin tener en cuenta la cadena de mando.
 
¿Por qué cree que con los casos de violencia policial el Gobierno mantiene el discurso de “manzana podridas”, tal como pasa con casos que involucran militares, cuando lo que vemos es que hay una conducta repetitiva en medio de la protesta?
 
Ellos hacen parte de una clase política tradicional que ha mantenido el poder a través del uso de la fuerza. El discurso de las manzanas hace parte de discurso generalizado que han manejado, al igual que decir que todo aquel que proteste es un terrorista o es un aliado del castrochavismo o es un delincuente. Lo que hemos evidenciados es que no es así. La inmensa mayoría de protestas que se han hecho a lo largo del país han sido pacíficas. Desde luego uno tiene que reconocer que el vandalismo, el narcotráfico y muchos actores al margen de la ley aprovechan estas crisis sociales para hacer de las suyas. Pero la generalización que hace el Gobierno es precisamente también lo que tiene a la gente en las calles movilizándose. El punto inicial de esta propuesta es la salida del ministro, pero hay que empezar a hablar de la reforma estructural a la Policía, la salida de la Policía del Ministerio de Defensa, la liquidación del ESMAD, que ha dejado muchas secuelas en la ciudadanía y ha generado pérdida de confianza en instituciones tan importantes.
 
Sabemos que la intención es la renuncia del ministro de Defensa, pero, para usted, ¿qué debería hacer el Ministerio de Defensa de forma inmediata, respecto del uso de la fuerza?
 
Primero, salir y reconocer que hay excesos. Segundo, generar mesas de concertación, de negociación. El presidente tiene que entender que tienen que sentarse a negociar no a escuchar. Aquí hay una grave crisis social y económica que tiene a más del 60 % de los colombianos sumidos en la pobreza o en la vulnerabilidad. Si el presidente o el ministro no están dispuestos a reconocer que ha habido excesos de fuerza por parte de la Policía, será muy difícil que se genere confianza con los líderes del paro y la ciudadanía.
 
¿Qué responsabilidad le cabe al Congreso en toda esta situación?
 
Yo creo que tiene la misma responsabilidad que las otras ramas de poder. Tiene una responsabilidad social que, aparte hacer leyes, es ejercer control político. Con la moción de censura será el Congreso ahora, si el Gobierno Nacional no quiere retirar del cargo al ministro de Defensa, quien tiene la obligación de hacer un juicio político. Vamos a demostrar que ha habido exceso, que alguien está dando las órdenes. El martes se hará el debate y ocho días después se votará, en la Cámara de Representantes, y se tendrá que asumir una responsabilidad no solo con el país, sino con la Constitución, la comunidad internacional.
 
¿Cómo ve la votación? ¿Tienen fuerza los sectores de oposición para sacar al ministro?
 
Indudablemente, no. Pero aquí hay una ciudadanía consciente, despierta, pendiente de lo que hacen sus políticos y cada quién asumirá su responsabilidad. Nosotros escuchamos, por ejemplo, al presidente del Partido Liberal diciendo que van a estudiar la posibilidad de apoyar la moción de censura. Eso es básicamente el resultado no sólo de la presión ciudadana sino de las evidencias que existen. Espero que los partidos de gobierno sean conscientes de la responsabilidad que tienen en este caso no con el gobierno de turno ni con el presidente, sino con el país y con el Congreso de la República, como una columna más de la estructura del Estado.
 
Para usted, ¿quién tiene la batuta sobre el actuar de la Policía Nacional?
 
Lo que hemos evidenciado nosotros que estuvimos en Cali a escuchar a los ciudadanos, es que la Fuerza Pública se están saltando a los acaldes y gobernadores y está únicamente haciendo caso a las directrices que imparte el Gobierno Nacional, obedece a las órdenes que ha dado el presidente, sino las que ha dado el ministro de Defensa. Si el ministro de Defensa es quien ha dado las órdenes, debe responder y presentar su renuncia.
 
Sin embargo, no se puede desconocer que las autoridades han sugerido la posible presencia de actores ilegales dentro de las protestas.
 
El vandalismo, el narcotráfico e, incluso, el contrabando está aprovechando esta crisis social y económica para generar fue mucho más conflicto, pero son unos pocos alrededor de lo que está pasando. Lo mismo hay que decir de la Fuerza Pública. Nosotros tenemos familiares que son policías, entendemos que hay gente maravillosa, pero son muchos los casos que s han presentado solo en 21 días. Hablar de 42 víctimas en este paro nacional es aterrador. La procuradora general salió a decir que estudia 70 investigaciones de excesos. Este Gobierno tiene que comprometerse con la ciudadanía para liderar las transformaciones que se necesitan en la Policía y en el ESMAD. El ESMAD debe liquidarse, esa es una fuerza que no puede seguir en las calles con salvoconducto para hacer lo que quiera.
 
Hemos visto casos muy aterradores, incluso de violencia sexual. ¿Qué cree que pasa dentro de la Policía?
 
Indudablemente, la doctrina tiene que ver. La doctrina que se imparte, que, incluso, nadie tiene claridad cómo es, ha influido mucho en el actuar de muchos de los integrantes de estos cuerpos. Escuchar de violaciones en medio de un paro es aterrador y eso no se puede permitir. Eso atenta contra el Estado mismo, contra la Constitución y el estado de Derecho.

Fuente del artículo: El Espectador
https://www.elespectador.com/politica/el-esmad-no-puede-seguir-con-salvoconducto-para-hacer-lo-que-quiera-wilmer-leal/

Imprimir