Ley de Comida Chatarra enfrenta su segunda votación en Plenaria de Cámara de Representantes

El Representante por el Partido Verde, Mauricio Toro, coautor y coordinador velar por la protección de la salud de los colombianos y la plena garantía del derecho de acceso a información veraz, clara y oportuna sobre los alimentos antes de consumirlos.

El Representante por el Partido Verde, Mauricio Toro, coautor y coordinador ponente del Proyecto que busca reglamentar el etiquetado de comestibles ultra procesados, y cuyo principal objetivo es velar por la protección de la salud de los colombianos y la plena garantía del derecho de acceso a información veraz, clara y oportuna sobre los alimentos antes de consumirlos; se muestra positivo frente a su aprobación a pesar del lobby ejercido por la ANDI para presionar su hundimiento.

Esta será la tercera vez que en el Congreso se intenta aprobar la ley de Comida Chatarra, que permitirá claramente y de forma sencilla con un sello frontal advertir a los colombianos cuando un producto tiene excesivo contenido de sodio, grasas y azúcares, garantizando así el derecho a la información clara y veraz, para poder cuidar su salud y la de sus familias y que coincide con una realidad  global, que cuenta con el respaldo de organizaciones como la Organización Mundial de la Salud, y que en muchos países de Latinoamérica ya ha sido adoptada mediante leyes de etiquetado.

Para el Congresista Toro, coautor de la iniciativa: “Dada la evidencia científica, y el éxito del etiquetado frontal de advertencia en países como Chile, Uruguay y México, consideramos que ésta es una medida que protege el derecho a la salud, para que las y los consumidores puedan tomar decisiones conscientes e informadas y así proteger la salud de niños, niñas, jóvenes y de todos los colombianos. Los sellos frontales no buscan prohibir el consumo de alimentos, sino dar información clara y visible para los productos que tengan excesos perjudiciales para la salud, y poder así facilitarnos la toma de decisión y que seamos conscientes de lo que estamos comiendo”.

El Gobierno Nacional en su análisis de impacto normativo ha reconocido que sí se requiere un etiquetado, y las organizaciones civiles han hecho estudios demostrando esta necesidad. Ahora el debate se centra en cuál etiquetado es el adecuado y que el proyecto define como: “Se debe implementar un etiquetado frontal de advertencia sanitaria para todos los comestibles o bebidas ultraprocesadas con excesos de sodio, azúcares libres, grasas saturadas. - La advertencia debe ser preventiva, clara, visible, legible, de fácil identificación y comprensión, donde se advierta el exceso de estos nutrientes críticos - Debe ser en la parte frontal del producto”.

Para este tercer intento, se nombró una subcomisión con legisladores de varios partidos para definir tres de los puntos más álgidos del proyecto y que son: la prohibición a la publicidad, el uso de muñecos, figuras y similares para atraer a los menores a consumir estos alimentos y la posibilidad de añadir una etiqueta “positiva” en los mismos empaques que tienen advertencias. Sin embargo, los puntos comunes fueron pocos, por lo que la decisión quedará en manos de cada Representante en la votación de Plenaria.
 
Frente a la disyuntiva planteada por la Andi que ha llegado a argumentar que esta ley de etiquetado frontal va a llevar a la quiebra a cientos de empresas, el Representante Toro considera que: “Es un argumento especulativo que busca desviar el debate, esta ley no prohíbe producir y vender ultra procesados con excesos de nutrientes, simplemente exige que se informe a los consumidores sobre su contenido real”

Pero tal vez la discusión más álgida se dará en torno a la protección de niños y niñas frente a la publicidad, puesto que el proyecto prohíbe la publicidad de comestibles y bebidas ultraprocesados en franja infantil y familiar, así como el uso de juguetes, personajes, accesorios, adhesivos, incentivos u otros similares usados como ganchos comerciales para atraer atención de población infantil.

Por último, para el Congresista Toro, los estudios científicos, las organizaciones académicas, nutricionales y científicas, así como las recomendaciones de la OMS y la OPS coinciden y respaldan los argumentos expuestos en el proyecto y considera que es el momento de saldar una deuda histórica con la salud de los colombianos.

El debate y la votación del Proyecto #LeyDeComidaChatarra está agendado de primer punto en el orden del día de la Plenaria de Cámara de hoy miércoles 21 de octubre a las 2pm.
 

Imprimir