Se hundió la reforma a la salud en el Congreso

Desde el primer debate el Representante a la Cámara por el Partido Verde, Mauricio Toro, solicitó su archivo, pues siempre consideró que esta reforma a la salud en vez de ocuparse de los problemas de atención y servicio a los pacientes, o solucionar las injusticias con el personal médico, en realidad se dedicaba a beneficiar a las EPS, y a agravar la delicada situación de los hospitales públicos
Bogotá, Mayo 18 del 2021
(Oficina Prensa R. Mauricio Toro)

Más de 250 asociaciones, gremios, centros de investigación, universidades y demás actores del sector médico y de la salud manifestaron su desacuerdo con la reforma a la salud, demostrando técnicamente por qué no era conveniente. Estos argumentos alimentaron las objeciones y críticas que desde un inicio manifestó el Congresista Mauricio Toro, quien hoy de nuevo solicitó su archivo y votó su hundimiento, e instó a quienes conforman las Comisiones Séptimas de Cámara y Senado a iniciar una construcción colectiva de un proyecto que resuelva los reales problemas del sector en beneficio de todos los ciudadanos y del personal médico, y así lograr un sistema de salud eficiente, moderno y competente.
 
Varias fueron las razones para que el Representante Toro se opusiera al proyecto: “Desde el principio el trámite estuvo lleno de atropellos, por ejemplo, el Presidente de la Comisión Séptima de Cámara, Juan Diego Echavarría, defensor a ultranza de este proyecto, no nombró a ningún miembro de la oposición como ponente, lo que demuestra que no existieron las garantías para lograr un debate amplio e incluyente”.
 
El proyecto original, tuvo grandes cambios, en marzo de este año, se presentaron más de 300 proposiciones de modificación para la segunda versión, por lo que se creó una subcomisión para que presentara una propuesta única. De forma descarada todas las proposiciones de la oposición fueron rechazadas. El 26 de abril presentaron su informe, en el cual incluyeron 29 artículos nuevos, modificaron 41 artículos de la ponencia y eliminaron 10 artículos. Por lo tanto, la tercera versión del Proyecto tuvo profundos cambios, y nuevos temas que no se habían incluido en el Proyecto original ni en la Ponencia.
 
“Este proyecto se volvió un frankestein, generaron una distorsión frente a algunos de los artículos pero que siempre estuvieron allí, y que luego trataron de suavizar y maquillar. Uno no puede decir que la torta esta rica porque le pusieron crema, para mí, aunque el proyecto tenía algunos artículos que son importantes y que tienen que debatirse en una próxima reforma a la salud, su generalidad ocasionaba tantos problemas al sistema general de salud que eran más lo daños que los beneficios”. Afirma el Representante Toro.
 
Algunos defensores del proyecto han dicho que el proyecto se hundió por populismo, o por presión desinformada de la ciudadanía y del paro, argumentos que utilizaron para disfrazar los artículos que fomentaban la corrupción, premiaban la ineficiencia de las eps y mantenían el monopolio de la salud, entre otros.
 
El Representante Mauricio Toro, enfocó sus denuncias más importantes en 5 puntos:
 
  • Corrupción y malos manejos:
En el artículo 52, el proyecto proponía un remedo de proceso de selección, para mantener los nombramientos en manos de la politiquería.  “Nosotros propusimos un concurso abierto de méritos, y que se eligiera entre los 3 mejores puntajes, esa propuesta fue rechazada sin debatirse. Si los gerentes siguen siendo politiqueros sin capacidades gerenciales los hospitales públicos seguirán condenados a la corrupción. Y esto se une con el artículo 50 que obligaba a que los hospitales que no son sostenibles financieramente deberían fusionarse o liquidarse”. Afirmó Toro.
 
  • Premiaba la ineficiencia de las EPS:
En el artículo 34 se creaba un componente variable para la retribución que reciben las EPS. “¡Eso sería buenísimo si sirviera como incentivo o estímulo para tener mejores índices de calidad, de servicio a los pacientes o de cobertura, pero NO!  la forma en que estaba redactado daba a entender que se va a dar incentivo por cumplir lo que ya está en la ley y deben cumplir hoy en día sin estímulo. En otras palabras, se les quería pagar más a las EPS por hacer lo que hoy están obligadas a hacer” Manifestó Toro.
 
  • Concentración del mercado en pocas EPS, favoreciendo la concentración en grandes ciudades:
En el artículo 35 se entregaba un monopolio a una sola EPS en zonas dispersas. Eso estaría bien si se garantizaran índices de servicios y calidad. Pero en el artículo 44 también se permitía que las EPS concentren sus servicios regional y departamentalmente en capitales y grandes ciudades, lo cual obligaría a los pacientes a viajar para acceder a los servicios de salud.
 
  • Medicina Familiar como la gran solución:
El artículo 69 proponía estímulos y beneficios a las universidades que especialicen en Medicina Familiar y a los profesionales que decidan optar por esta rama de la medicina. Esta propuesta carecía de fundamento técnico, y las mismas organizaciones médicas se han opuesto, dado que se desconoce por completo la rama de la Medicina General y la medicina interna
 
  • Especialidades Médicas:
El artículo 68, facultaba al Ministerio de Salud para que fuera quien determinara cuáles especialidades médicas se pueden enseñar en Colombia y cuáles no. Además de violar la autonomía universitaria, es un atentado contra la innovación y los avances médicos.
 
Por último, el Representante Mauricio Toro, reitera su invitación a construir colectivamente un proyecto que reúna los aportes y las observaciones positivas y negativas que se recogieron en los dos Foros que se realizaron esta semana en las Comisiones Séptimas conjuntas de Cámara y Senado, basado en la prevención y que garantice el acceso universal de los ciudadanos a la salud, dignifique las condiciones laborales del personal de la salud.

Imprimir