Claves para el empleo femenino

¡INFORMACIÓN IMPORTANTE!
Este espacio de comunicación no representa necesariamente la posición del Partido Alianza Verde frente a los temas publicados, por eso, cada publicación cuenta con la foto del autor más un correo de contacto para que envíen su retroalimentación al creador del texto. 
Image

Catalina Ortiz
Representante a la Cámara
Líderes Verdes

El reporte de enero del Dane sobre el mercado laboral, que se dio a conocer la semana pasada, debería ser en este momento el tema central de la conversación nacional. No solo porque confirma la contracción económica por el nuevo pico de la pandemia, sino especialmente por la enorme brecha de desempleo entre hombres y mujeres que sigue en aumento.
 

Y es que los datos muestran que mientras en 2019 el desempleo masculino fue de 7,2% y el femenino de 12,6% para el trimestre móvil octubre-diciembre, en 2020 las cifras pasaron a 10,2% y 18,7% respectivamente. Y si bien el desempleo aumentó para todos, la diferencia entre la cifra para hombres y mujeres se profundizó pasando de 5,4 a 8,5 puntos entre unos y otros. Esto demuestra que las fallas estructurales de nuestro sistema económico agravan más la situación de la mujer cuando se ponen bajo la presión de una crisis económica.

Así las cosas, vale la pena señalar cuatro elementos clave para cerrar la brecha e igualar la cancha para las mujeres en el mercado laboral. Se trata de apuntarle a resultados que no solo se vean de manera inmediata, sino también a mediano y largo plazo y, lo más importante, de forma sostenida.
 
1. Equiparar la cancha en la economía del cuidado: Sin colegios y jardines con buena capacidad horaria, y precios accesibles, los que cuidan niños no podrán volver a trabajar. Se estima que hay más de 36.5 millones de horas al año empleadas en cuidar de otros en el hogar y que de esas horas la mujer aporta 76,7%, mientras que a los hombres solo les corresponde 23,3%. La oferta pública y privada para apoyar el cuidado es fundamental para aumentar el número de mujeres en la fuerza laboral.

2. Más mujeres en Stem: la nueva economía demanda cada vez más profesionales en las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Sin embargo, solo dos de cada 10 niñas y jóvenes ingresan a carreras Stem y solo 30% de las mujeres se desempeñan en el sector tecnológico en Colombia. Para que las mujeres tengan empleos más estables y mejor remunerados es necesario atraer y retener el talento femenino a las áreas del conocimiento que son más demandados por el mercado.

3. Incentivar la contratación de mujeres: es necesario idear incentivos permanentes, como el Apoyo al Empleo Formal -Paef- que otorga un apoyo de 50% de un salario mínimo por cada empleada mujer, para fomentar la vinculación laboral femenina, de jóvenes y adultas, de manera duradera. El fomento de la equidad económica de género no solo se necesita en época de crisis.

4. Apoyo a los emprendimientos femeninos: Infortunadamente hoy entre menos sofisticado el negocio, más mujeres encontramos. Es importante hacer un esfuerzo deliberado por aumentar la participación de las mujeres en los emprendimientos llamados de alto impacto. Estos son los que más empleos generan y los que tienen mayor impacto sobre el PIB. Si las mujeres siguen concentradas en la informalidad o en negocios básicos y tradicionales no se aumentarán estructuralmente sus ingresos.

La pandemia hizo más visibles algunos síntomas de nuestra economía como la inequidad de género. Es momento de diseñar políticas públicas contundentes e integrales para atender la escandalosa brecha entre hombres y mujeres cuando se trata del empleo y la generación de ingresos.

Tomado de: Larepublica.co
Articulo: https://www.larepublica.co/analisis/catalina-ortiz-400501/claves-para-el-empleo-femenino-3120104

Imprimir